Esperanza – SE HABLA POSITIVO por HUMBERTO SEGURA

Humberto Segura

Se Habla Positivo

Por Humberto Segura
Coach de Bienestar

Esperanza

En los últimos días me he encontrado con esta palabra, esperanza, en un par de ocasiones. La primera fue en el colegio de mi hija, en el marco de la celebración del día del abrazo en familia, en dicho acto hubo una misa en la que el padre hizo de la esperanza el tema del día.

La segunda fue dos días después cuando tuve la oportunidad de asistir a una conferencia del psicólogo Carlos Saúl Rodríguez quien también recalcó en su charla la importancia de mantener en alto la esperanza en estos tiempos tan difíciles.

¿Es posible tener esperanza en medio de todo el caos que nos rodea? ¿Se siente usted esperanzado?

¿Cómo lograr mantener la esperanza? ¿Qué ganamos con eso? Seguramente usted también se ha hecho estas preguntas, no pretendo dar una respuesta académica, ni siquiera puedo decir con certeza que tengo repuestas infalibles, tan solo puedo como es la tónica de esta columna compartir mis reflexiones acerca del tema y lo que desde mi experiencia personal me ha tocado vivir.

Creo profundamente que no solo es posible mantener la esperanza, sino que es vital. Lo contrario sería un panorama inimaginable. Quizás lo más cerca que podría ser vivir en un infierno aquí mismo en la tierra seria vivir en un mundo sin esperanza. Lo hemos conversado antes, la vida es cambio, todo cambia constantemente, por muy mal que estés ahora da por hecho que las cosas van a cambiar y la esperanza de que ese giro pueda ser positivo es lo que nos da la fuerza para seguir adelante.

No logro concebir por qué alguien se embarcaría en cualquier empresa por muy difícil que esta pareciera si no fuese capaz de sentir esperanza en su corazón, y alentado por ella luchar con todas sus fuerzas, emplearse al máximo hasta salir airoso. ¿Haríamos algo para cambiar lo que no nos gusta si no tuviésemos esperanza? ¿Cuánta gente ha logrado cosas imposibles a lo largo de la historia alentadas por la esperanza? ¿Es preferible rendirse, resignarse y perecer o agarrase de la más mínima esperanza y mantenerse en pie dando lo mejor de nosotros mismos en espera de que las cosas mejoren?

Mantengo la esperanza porque es la mejor alternativa, porque he superado momentos difíciles y eso me da pie a pensar que lo puedo volver a hacer.

Porque estoy vivo y puedo seguir creciendo, porque puedo cambiar, adaptarme, ser flexible y reinventarme las veces que haga falta. Porque hay gente por la que debo ser lo mejor que puedo ser, porque la vida me ha enseñado que no todas se ganan y tampoco todas se pierden, pero a veces, aun perdiendo se gana.

Por supuesto ayuda mucho a mantener en alto la esperanza si se tiene fe, la certeza de que hay algo superior a nosotros y que ese algo, llámele usted como quiera llamarle, en el fondo tiende hacia el bien.

En mi caso, aunque parezca paradójico, la fe ha surgido de los momentos duros, cuando las cosas no han resultado bien. He podido sentir en dichos momentos que a pesar de lo malo que todo parezca, hay razones muy superiores a mi entendimiento para que las cosas sucedan de tal modo y a la larga algún bien se manifiesta después de tanto dolor, y entonces he sentido la esperanza, que me mantiene en pie y por la que sinceramente doy gracias.

Mientras hay vida hay esperanza, sin esperanza no hay vida, o por lo menos no se le puede llamar vida a lo que sería una existencia sin algo que nos de aliento para continuar.

SeHablaPositivo_blogger_id_HumbertoSegura_300x300

Humberto Segura

Coach de Bienestar
Twitter: @humbertosegura | e-mail: humbertosegura@hotmail.com

LATinfluencers

You must be logged in to post a comment Login