¿Qué son los Derechos Humanos de 4ta. Generación?

DDHH 4G

El politólogo venezolano Gabriel Reyes González nos habla de LIF.Digital, una iniciativa para consagrar los derechos digitales en un país donde tuitear puede llevarte a la cárcel

Sabemos que es politólogo, pero su primera pasión además de ser marino, fue la ingeniería. Aparece en cuanto programa de opinión existe en Venezuela y escribe artículos porque apenas duerme la sed por la democracia. Preocupado por la realidad del país, profesor universitario y sobre todas las cosas, luchador por el país que merecemos. Ahora está abriendo brecha en una frontera donde Venezuela aparece como un punto de alerta: la Libertad Digital. Pues para que se enteren los que poco saben sobre este país sudamericano, en Venezuela hay tuiteros presos. Presos sin sumario, sin juicio, sin crimen. Pero no queremos levantar polémicas, el objetivo es mayor que eso.

Hablemos con Gabriel Reyes, fundador de LIF.digital, una organización dedicada a preservar los Derechos Humanos de 4ta. Generación, los derechos digitales. Los que definen a nuestra persona en el ciberespacio. Una iniciativa tan innovadora como peligrosa, así como enfilar un moderno buque Leander hacia las costas venezolanas, un drone con una carga de precioso valor: plantar la bandera de las ideas hacia la consagración de los Derechos del Hombre y del ciudadano DIGITAL en un país sometido por un férreo control de medios, represión y leyes que limitan la libertad de expresión.

DDHH 4G

Escribiendo un pergamino digital


¿Qué son los Derechos Humanos de 4G?

Los DDHH nacen como la consecuencia de racionalizar la evolución del concepto de ciudadanía. Si nos remontamos al momento de la Revolución Francesa, encontraremos que era importante definir un portafolio de valores nacidos de la Libertad, la Igualdad y la Fraternidad. Estos derechos humanos se consideran como derechos de defensa de las libertades del individuo. Ahí se exige la autolimitación y la no injerencia de los poderes públicos en la esfera privada; la tutela pública se produce de manera más pasiva. Así nacen los Derechos Humanos de 1G, o “derechos personales”, inherentes al individuo, sustantivos y naturales, suficientes para ser pero no para relacionarse con sus semejantes. Como ejemplo de estos derechos tenemos el derecho a la vida, a la integridad física, a la propiedad, etc.

De esta necesidad nace la formulación de los “derechos sociales” o de 2G, donde el individuo interactúa con sus semejantes para construir progreso. En la segunda generación donde constan los derechos económicos, sociales y culturales. Son derechos de participación que requieren una política activa de los poderes públicos encaminada a garantizar su ejercicio .
Como ejemplo de estos derechos tenemos el derecho al pleno empleo, a la seguridad social, a la cultura, etc.

Pero el hombre no detuvo su avance en el desarrollo de un tejido social, rico en oportunidades y amplio en la diversidad de aristas que lo agruparon y que generó diferenciación positiva a través de rasgos muy característicos de grupos en particular. Así nacen los llamados Derechos Humanos de 3G, o derechos difusos, donde con un matiz muy característico abarcamos el derecho a la paz, a la calidad de vida, a la información, etc. como una forma de reivindicación general del derecho hasta entonces conocido, ahora difuminado, distinto a la protección individual o gubernamental de los precedentes derechos humanos. 


Pero aparece un nuevo entorno, un ecosistema de factores y actores inmateriales, donde la realidad se maneja en un nuevo concepto de “virtualidad”, lo que implica un reto para la generación de relaciones armoniosas entre los individuos que en él hacen vida, y comienza una reflexión, casi con el comienzo de su masificación sobre la pertinencia de ordenar este nuevo espacio, denominado ciberespacio. Entonces, se cumplen 50 años de la Declaración de los Derechos Humanos en la ONU y se escucha una ponencia sobre los DD.HH. Digitales, lo que abre una brecha en el entendimiento de propios y extraños sobre la necesidad de documentar esta nueva categoría de derechos sobrevenidos de la evolución tecnológica y que desde entonces hasta nuestros días se han venido manejando en todo el mundo.

¿Es algo así como una Declaración Universal de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, pero de Internet?

Existen varias declaraciones de principios, valores y derechos para la web y varios de ellos están reflejados en nuestro portal que tiene entre sus funciones, precisamente informar sobre estos logros.

¿Por qué hace falta estudiar y estar atento a la evolución de un marco ético alrededor de la tecnología? ¿Qué es importante que la gente sepa y a qué peligro se exponen los ciudadanos si no están delineados sus derechos digitales? ¿Qué consecuencias y en que aspectos de la vida tienen importancia estos derechos?

Es siempre pertinente que el ciudadano global trascienda a ese ciudadano digital, inmerso en un mundo de bits y bytes que define nuevas relaciones entre individuos, entre éstos y grupos, entre gobiernos y empresas, entre individuos y sus gobiernos, en general, entre una matriz que transversalmente identifica a cada cibernauta en un contexto determinado para gestionar recursos de información con otro ente desarrollando transacciones, generando información y propiciando conocimiento.

Este tema requiere de un orden, pero no es el orden coercitivo al que me refiero. No es el ordenamiento positivo, de carácter punitivo el que plantea la convivencia armónica en este nuevo espacio virtual. Son los derechos nacidos con su aparición los que debemos atender.

La anarquía en el uso de Internet no es libertad y por el contrario propicia que la arbitrariedad de gobiernos con poco apego democrático encuentren en la ausencia de deberes y derechos el terreno fértil para ejercer despóticamente un poder represivo que no se corresponde con el desarrollo de los hechos.

Un ciber legionario con inspiración Mirandina

¿Quién se suscribe al pie de este pergamino digital?

Gabriel Reyes es un hombre de familia, convencido de que el mejor país del mundo es donde nació, pero convencido de que la Democracia no es un adjetivo, sino un verbo que implica una acción que nunca termina.

Es un ingeniero prestado a las ciencias sociales, un humanista por condición y un tecnócrata por convicción. En el recorrido desde la Ingeniería en Computación, pasando por la Administración de Negocios, el Mercadeo, la Opinión Pública, el Mercadeo Político y Digital y ahora en la defensa de los DDHH se dibuja una vida intensa donde el agradecimiento a Dios es tarea diaria.

LIF_Digital_Website_2

Qué es LIF.digital

¿Cuáles son los antecedentes y causas de esta iniciativa? ¿Quienes están involucrados? ¿Cuáles son los objetivos de la fundación que dirige?

LIF.digital es un espacio que pretende formar, informar y velar por los Derechos Humanos Digitales, por su divulgación, por la formulación de una Ley que imprima en el ordenamiento jurídico venezolano una huella de reconocimiento a los mismos y que de ella se derive la naturaleza del respeto al cibernauta local.

Entiendo que como ONG creada con arreglo a este fin específico, somos pioneros. Pero ya otras ONG´s de DDHH han venido desarrollando el tema con mucho esfuerzo y sensibilidad, por lo que creo que venimos a complementar un esfuerzo que debe repercutir en la opinión pública favorablemente por los objetivos que nos hemos planteados y la forma de alcanzarlos.

¿Por qué entre todos los miembros visibles no hay Milenarios? ¿Haría falta involucrar a jóvenes en esta iniciativa?

Estamos en la fase de preparación de nuestro equipo para comenzar con las visitas a los centros educativos, y para desplegar esa tarea de multiplicar el mensaje donde seguramente muchos jóvenes se incorporarán por la alta motivación que representa este tema en esa generación “milenaria”, que entienden lo digital como algo nativo y tal vez racionalizan mejor que los menos jóvenes la esencia de este portafolio de derechos.

Este esfuerzo es complejo porque el voluntarismo en nuestros días no es muy común [En Venezuela], y porque las causas innovadoras requieren de una curva de aprendizaje para que la marca cale, sea recordada y luego reconocida por quienes sientan la motivación de incorporarse a la tarea.

Las bases del país cibernético

¿Qué alcance tiene?

LIF.digital cuenta actualmente con más de 200 miembros a nivel nacional, con diez ciudades incorporadas y con quince más esperando que las visitemos para reproducir este deseo en todos los rincones del país.

¿Cuáles son los planes inmediatos? ¿Qué se proponen y qué proponen? ¿En cuánto tiempo? ¿Es una iniciativa nacional o internacional?

Estamos optimizando nuestro portal para que pueda gestionar contenido de calidad, disponible para ser bajado sin problema y convertirnos en una referencia del tema de Derechos Digitales en los países de habla hispana. De manera que consolidar nuestro portal es la tarea más inmediata.

En octubre comenzamos con las visitas a las escuelas, teniendo más de 20 agendadas de un objetivo de 100 este año escolar en Caracas, y unas 300 a nivel nacional.

Proponemos en esta fase una mezcla de información y motivación para que nuestros muchachos estén conscientes de sus derechos digitales y nos ayuden a viralizar nuestro mensaje. Esto llegará en noviembre a las universidades y a las Cámaras de Comercio Binacionales y a varios gremios que se han mostrado interesados en el tema.

Ya estamos terminando de integrar el equipo de juristas y tecnólogos que nos ayudarán en la elaboración del Proyecto de Ley de Derechos Digitales y en los próximos días instalaremos una plataforma para agilizar nuestras comunicaciones en salas virtuales de discusión y análisis. Esperamos que para marzo del 2016 este documento pueda ser canalizado a la Asamblea Nacional y distribuido a los medios de comunicación.

Contamos con el apoyo de Internet Society y de su capítulo en Venezuela, y con otras organizaciones globales que llevan años en esta dirección. Pronto daremos a conocer nuestras alianzas internacionales e informaremos sobre los proyectos que desarrollaremos en equipo.

LIF_Digital_Website_picture

Ciudadanos virtuales, derechos reales

¿Cómo pueden apoyar los ciudadanos comunes en esta iniciativa?

Todo ciudadano preocupado por conocer un poco más de sus propios Derechos Digitales y compartirlo en su entorno familiar, laboral o social debe contactarnos. Sensibilizar a los cibernautas es una tarea que se alcanza si todos apoyamos esta iniciativa dándola a conocer, comentándola y ofreciéndonos su feedback para que LIF.digital crezca con la legitimidad misma del reconocimiento de quienes integran el espacio digital.

En esta etapa de inicio, como toda organización incipiente, necesitamos muchos recursos humanos y materiales, pero más que todo necesitamos que todos sepamos que estamos en una tarea que representa un cambio de paradigma para el ciudadano actual y una inserción natural al grupo de países que llevan años con este tema en su agenda pública.

¿Hay algún plan académico o acuerdos con algunas instituciones universitarias, colegios profesionales, institutos de investigación, fundaciones, becas de investigación y ONG’s para formar a los profesionales necesarios que sean expertos en esta materia?

Estamos preparando una curricula de especialización en Derechos Digitales en un convenio con una prestigiosa universidad nacional. Este proyecto apenas nace, y esperamos que con el concurso de mucho esfuerzo colectivo podamos cristalizar algo concreto en esta dirección para mediados del 2016.

Un instituto tecnológico universitario nos ofreció sus instalaciones para formación de nuestro personal, y desarrollaremos una incubadora para proyectos asociados a nuestros objetivos.

¿Qué tipo de ayuda económica necesitan y cómo piensan conseguirla?

El tema digital es un tema dolarizado en sus productos y servicios, y Venezuela adolece de estabilidad monetaria y de libertades económicas para efectuar transacciones en divisa extranjera con comodidad. Esto es un obstáculo para cualquier empresa privada, o social como ésta que pretenda apoyarse en medios tecnológicos con presencia activa en el ciberespacio. Como muchas iniciativas, LIF.digital despega con el aporte de un grupo de activistas de DD.HH. con una sincera actitud filantrópica que han hecho posible que el impulso del arranque se haya podido realizar.

Pensamos que en la medida en la que nuestra tarea sea efectiva, y nuestra marca sea referencia de una lucha cívica por derechos no reconocidos, otros aportes serán considerados como útiles para nuestro funcionamiento y crecimiento. Necesitamos que todos seamos conscientes de que el esfuerzo debe conducirnos a resultados que motiven a personas naturales, personas jurídicas, otras ONG´s y entes internacionales dedicados a esta tarea a brindarnos la oportunidad de convertir nuestros objetivos en realidades.

¿Por qué es tan urgente legislar acerca de 4G en Venezuela?


Se ha dicho que la Internet es la última frontera libre, que es preferible que NO SE LEGISLE. ¿Por qué están buscando legislar en un ámbito donde muchos resienten si se trata de crear reglas?

La libertad no puede entenderse como la anarquía. La libertad lleva de manera implícita la necesidad de regular aspectos de definición y desempeño para garantizar la convivencia armónica de quienes coexistimos en cualquier entorno, físico o virtual. Por eso, hay deberes y derechos en el mundo real, y la ausencia de derechos en el mundo real sólo ha servido para la interpretación errónea de instrumentos jurídicos creados para otros entornos y trasladados al ciberespacio de forma irresponsable.

De manera que no podemos convivir bajo la creencia de una libertad donde no se identifiquen nuestros derechos ni se valoren de forma justa el ejercicio de los mismos. La preocupación de los entendidos en esta materia por plasmar códigos explícitos de derechos digitales, precisamente consiste en proteger al cibernauta del vacío que representa no ser considerado como un espacio independiente que requiere de atención especial.

¿Cómo se sitúa Venezuela en el contexto mundial en lo referente a DD.HH. 4G?

En Venezuela no hay noción de nuestro portafolio de DD.HH. 4G. No están contemplados en ningún instrumento jurídico y no son reconocidos como tales de manera definitiva. Existe jurisprudencia en casos donde el ámbito de acción es el ciberespacio, que demuestran el desconocimiento de los administradores de justicia sobre la materia en la que han decidido.

El difícil clima político, polarizado desde hace casi 20 años, el pobre desempeño del poder político en el resguardo de las garantías y libertades individuales y colectivas, y el profundo sesgo ideológico que matiza muchas de las decisiones que se toman en los diferentes poderes públicos demuestran que la ignorancia manifiesta de la existencia de Derechos Humanos de Cuarta Generación, como derechos sustantivos de carácter universal, debilita nuestra posición en el contexto mundial con referencia al manejo de estos conceptos.

Derechos_Humanos_4G_Big_Data

El efecto Snowden: La Ciberseguridad es un tema delicado

¿Se justifica el control de la tecnología por causa de terror o seguridad?

La Seguridad de Estado y el Terrorismo son temas que están en la agenda global desde comienzos de este siglo XXI. Precisamente, al mismo tiempo del florecimiento de tecnologías de información orientadas a la presencia del ciudadano digital como representante de una nueva forma de globalización que nos conduce a un mundo interconectado, donde el control debe ser la consecuencia directa del consenso en ese ejercicio de conceder al Estado el ordenamiento de nuestras sociedades.

Control no es represión per se, como libertad no es libertinaje. La tecnología ha creado medios de comunicación, vehículos de información, espacios de intercambio, y ninguna de estas creaciones atenta contra el buen funcionamiento de nuestras sociedades. El empleo incorrecto de estos instrumentos por personas u organizaciones interesadas en violentar el orden establecido deben ser enjuiciados y castigados conforme las leyes locales de cada nación, y atendiendo el interés colectivo como norte de la aplicación de la justicia.

El problema comienza cuando en aras defender la Seguridad de Estado y con el pretexto de luchar contra el terrorismo se condena el disenso, criminalizando la pluralidad como elemento de desequilibrio político y pretendiendo que la inestabilidad o ingobernabilidad de las naciones depende del ejercicio cívico de libertades políticas, garantizadas por cualquier contrato social del mundo civilizado.

Ese criterio, muchas veces abusivo, de gobiernos y gobernantes, de pretender alienar a sus ciudadanos tras la idea de una verdad única y absoluta, persigue a la tecnología como vehículo de verdades diferentes a las de los interesados, y a los espacios de intercambio de ideas los asocian con sediciosos reductos de prácticas golpistas, cuando en realidad, la mayoría de las ocasiones, se corresponden con el legal y legítimo derecho a mantener posiciones divergentes a las oficialistas.

Por esto nace LIF.digital. Por el compromiso de un grupo de hombres libres de llevar como bandera el significado de sus siglas: Libertad, Igualdad y Fraternidad en el mundo digital.

Noticias como que EE.UU. y China están negociando un acuerdo estratégico de guerra cibernética. Otros reportajes que hablan de los hackers como el sistema inmune de la red y los conflictos generados por la pared cibernética que controla las comunicaciones en países comunistas como China, Cuba o Venezuela, me hacen sospechar que el gobierno se puede aprovechar de esta oportunidad para hacer más duro el cerco digital. ¿Qué opina al respecto?

El periodismo digital nace con el desarrollo mismo de la tecnología que lo hace posible. Su portabilidad, su inmediatez y la universalidad de su alcance lo convierte en un ejercicio de libertad sin comparación.

Las publicaciones digitales constituyen hoy en dia el principal aporte de las sociedades comprometidas con la democracia para fomentar el pensamiento crítico y constructivo que convierta a nuestras sociedades reales y virtuales en un mejor sitio para convivir en sana armonía.

Gabriel Reyes Gonzalez Politologo

Para contactar a Gabriel Reyes y/o unirse a LIF.digital por los Derechos Humanos 4G:

Conoce la declaración de Derechos Humanos en Internet que propone LIF.Digital

Acerca de Lif.digital
Planteamos la difusión de los DDHH de 4ta generación, aquellos inherentes a la interacción del ciudadano en el ciberespacio. LIF.digital es un espacio para el ejercicio de las libertades inherentes al acceso a internet. El derecho a estar informados y la libertad de información. Desde Venezuela proyectamos al mundo la necesidad de contar con las garantías del acceso a la autopista de la información y a su contenido. Misión de LIF: Construir la plataforma venezolana para la difusión, formación y defensa de los Derechos Humanos digitales de nuestros ciudadanos. Visión: Vivir en un país donde se conozcan y se respeten los Derechos Humanos en su interacción con el ciberespacio.

Contactos de Gabriel Reyes González
Linkedin:gabrielereyesg
Twitter: @greyesg
e-mail: greyesg@lif.digital

Alicia Monsalve

Alicia Monsalve – Periodista, aspirante a novelista. Editora y promotora. Échenme la culpa de lo que aquí suceda. Llevo todos los sombreros puestos aunque algunos no me calzan. De músico, poetisa y loca, de todo tengo un poco. La puerta está abierta y el último que apague la luz. UCAB87. Si quieres saber más, búscame en: linkedin/alicia.monsalve. Escríbeme a: Alicia@ByTheWaterMedia.com

You must be logged in to post a comment Login