Teri Gender Bender [Le Butcherettes]: La Rebeldía es obligatoria

Teri Le Butcherettes

El nuevo disco de Le Butcherettes se llama A Raw Youth, editado bajo el sello Ipecac Recordings. Hablamos con su líder vocal y sacerdotisa de los escenarios, Teri Gender Bender.

Es el tercer disco de Le Butcherettes producido bajo la égida del productor Omar Rodríguez-López [The Mars Volta ] y grabado en The Morgue Portable Disaster Unit en la ciudad de El Paso, TX donde Teri ha echado raíces. “A Raw Youth”, que la cantante describe como un viaje cinematográfico hasta la búsqueda de lo trascendente, se enfoca en el conflicto recurrente entre las minorías (the raw youths) y la sociedad.

Conocida por sus incendiarias y apasionadas puestas en escena, Teri Gender Bender se ha ganado un lugar como una guerrera del punk post milenario, irreverente compositora e impresionante front girl, y en A Raw Youth cuenta con invitados de lujo. Un Iggy Pop inédito que sorprende cantando en carrasposo español en “La Uva” y el anti-rock star John Frusciante [Red Hot Chilli Peppers], cerrando el disco con el levitante tema “My Half”.

La explosiva cantante, guitarrista, tecladista y feminista abre el grifo de sus emociones y se expresa con energía punk acerca del nuevo disco, las canciones nacidas de sus miedos, los conflictos de la realidad y el espiritualismo, las terribles razones que impulsan su manera de crear, a la par de la infinita conexión que existe entre todos los seres humanos y explica por qué la rebeldía es obligatoria frente a los hechos –como Ayoztinapa–, que desgarran sus entrañas de impotencia y vulnerabilidad.

Abran la puerta y dejen salir sus miedos: ¡Aquí está Teri Gender Bender!

Rebelde con causa
La verdad es que la situación actual en México me tiene muy triste. Para ponerlo leve, me tiene mal, porque ¡hay tanto potencial! La tierra es rica, la gente, el clima, pero lo que es el gobierno es ¡tan corrupto! No se puede confiar en nada oficial y es ¡terrible!

No puedo ni imaginarme lo que han de sentir los padres que perdieron a sus hijos, los estudiantes del grupo de los 43. Lo de Ayoztinapa me tiene ofuscada, porque también me siento hasta inútil como individuo. Pero, igualmente, percibo que las tragedias unen a la gente, reúnen el orgullo de una cultura. Es que la historia se está repitiendo y repitiendo, porque la ciudad México fue construida con sangre y mientras más grande fue la pirámide, más fuerte fue la caída de su civilización. Qué mal que se está repitiendo la historia de plagas, conquistas, decepción, corrupción… (suspiros)

Y se me hace ridículo! (suspiros, ofuscación) además, que hasta en la Ciudad de México –que supuestamente es el lugar de exilio para los reporteros–, Rubén Espinoza se fue desde Durango al DF para según él encontrar la salvación, la seguridad, y aún así logran matarlo, ¡tan joven! Y lo peor es que están tratando de negarlo, que si había una fiesta, ya sabes, tratando de manipular a los medios, pero ¡la gente no es tonta! ¡No somos tontos! y gracias a Dios que tenemos la tecnología del internet y la gente se está volviendo más alerta… (suspiros). Creo que hay esperanza, pero la historia desde los nativos está basada en la sangre y la pregunta es ¿quién va a parar esto?

Mi madre fue víctima de secuestro y esto ha tenido impacto en mi vida. Los policías no la salvaron. Ella solita tuvo que luchar contra los raptores, para poder salirse de la camioneta van, y su novio terminó en coma por tres meses. Cada persona que conozco ha sufrido una injusticia y, disculpa mi vocabulario, pero ¡qué mierda! ¡Qué mierda que tenemos que irnos de nuestro país! Irnos ya sea a Estados Unidos a Canadá, si tenemos la suerte de conseguir visa o de nacer en Estados Unidos, es todo un revulú.

Me da mucha tristeza y mucho miedo… Tengo miedo por mi hermano que se quedó allá, por mi familiares, todos los días pasa algo. Y lo único bueno que veo de todo esto es que por lo menos las cosas que suceden están inspirando a mucha gente a escribir canciones, a escribir libros, a llorar y gritar en común por un propósito. Por lo menos dedicar nuestras vidas por un bien…

LeButcherettes_picture

Gasolina para las canciones
Para mí, cada canción es una historia totalmente diferente, de experiencias, de lugares y de cosas que he leído. Hay una que se llama “Sold less than gold”, que es la historia de una mujer que fue vendida por sus padres a un matrimonio ¡de 13 años! Y es una historia real, porque de chica fui al medio oriente, fui a Israel y a Irán, y pude ver de primera mano que aún hoy en día hay mujeres que son tratadas como productos y no se puede resolver este problema de un día a otro, porque culturalmente está en las raíces. Y no se puede arrancar una raíz de un jalón.

Como dice Malala Yousafzai [Premio Nobel de la Paz, 2014] –la joven que sobrevivió el balazo en la cabeza y está luchando por los derechos de las niñas en las escuelas–, “todo se basa en la educación”. Tenemos que educar a la gente. Y cada canción de “A Raw Youth” está basada en esos rebeldes que luchan por algo en lo cual ellos creen.

Otra vez, sigo hablando de la historia. Siempre hubo un rebelde, un mártir. Por ejemplo, como vi en un episodio de “Cosmos”, que es uno de mis programas favoritos, que habla del espacio, la historia del mundo. Vi un episodio del primer hombre [Giordano Bruno] que empezó a darse cuenta de que había otros planetas, no solo el nuestro. Y ¿qué hicieron con él? Pues, lo mataron, lo quemaron. Gracias a Dios que hubo gente como él que arriesgó la vida y dijo, “¿Sabes qué? Sé que me van a quemar, pero hay algo allá. El sol no es la única cosa, nosotros rotamos alrededor del sol, y hay hasta más planetas y más galaxias”. Pero ¿Cómo vino es? Esa información le llegó por un sueño.

Es por eso que también yo creo en la magia, la magia y también el espiritualismo, porque todos estamos conectados. Claro, no todos somos iguales, todos tenemos diferentes opiniones, diferentes razas, diferentes culturas, pero a fin de cuentas somos del espacio, somos estrellas, venimos del mismo lugar…

Le Butcherettes – Shave The Pride / Ipecac Recordings

Constelación de estrellas…
¡Yo no sé cómo coños, como carajos ha pasado todo esto! [éxito de la banda, trabajar con leyendas como Omar Rodríguez-López, Iggy Pop, John Frusciante]. Porque yo me espero lo peor también, ya ves, como mi cultura… Que está rodeada de muerte, el día de los muertos, quizás por la influencia de mi madre por la experiencia de su secuestro, y es una mujer que está traumatizada. Lo cual entiendo y he crecido en una casa donde se dice que hay que esperar lo peor. “No hay que creer en nadie, hay que esperar lo peor y estás por ti misma, estás sola en el mundo”.

Yo crecí con esa mentalidad de que lo peor era inevitable, pero ahorita debo admitir que estoy cambiando, me he dado cuenta de que aún hay mucha esperanza.

Hay ángeles en el mundo y poder trabajar con Iggy Pop o con John Frusciante, o con Omar Rodríguez, Chris Common –que es el baterista nuevo de la banda y que también es ingeniero de sonido y ayudó a organizar y a hacer un buen equipo–. Hay gente buena, que lucha con su propia visión y fue increíble poder trabajar con ellos, porque todos estamos tratando de aportar algo a la visión de Le Butcherettes, que es tratar de hacer buena música, con un mensaje, aunque sea abstracto. ¡El punto es que inspire algo!

Y aún así, la esperanza

Y el disco fue hecho con una concepto de historia, como hacer una película. Cada canción está en el orden que tiene que estar, porque está contando algo con un fin. Y al final está la canción “My Half”, con John Frusciante, y esa es la canción que se trata de encontrar algún tipo de paz… pues estamos aquí, por un momento en el mundo… y cuando nos vayamos a otro plano, pues… ¡quién sabe que sea!

Vamos a encontrar la paz también del más allá, porque todo está conectado, la muerte, la vida, el dar a luz, la leche de la mama, los gatitos recién nacidos que estoy viendo jugar, todo está conectado y el mundo no es solo feo o hermoso, ¡es una combinación de tantas cosas!

Y perdón que esté hablando tanto, pero creo que algunos medios en sí, enfocan su trabajo en vender miedo, y no todo es tan caótico como uno cree.

¡También hay cosas hermosas! Como en Guadalajara, cuando voy al parque Metropolitan, que estoy caminando y veo gente riéndose… jugando con el perro, teniendo un picnic. ¡Aún hay vida! También aquí al lado, en Juárez. Cruzo mucho (de El Paso) a Ciudad Juárez a tomarme mi café y hay gente caminando en la calle, riéndose. Tampoco es tan horrendo como los turistas piensan que es. También hay cosas hermosas.

Trabajar con Omar Rodríguez-López

El ingrediente esencial es observar. La forma de trabajar está basada en la observación. Porque mucha gente que yo he visto –bueno, tampoco es que he conozco a mucha gente–, pero es lo que he visto. Es que llega un artista nuevo, que nunca ha estado en un estudio antes, y luego, luego, sin observar, demanda cosas como que “quiero el micrófono más alto”. Pero, y es que ¡si ponemos el volumen del micrófono más alto se va a explotar el monitor! Y así queda todo mal.

Yo lo que aprendí fue a observar, a hacer preguntas hasta el final de la sesión, porque yo todavía estoy aprendiendo, yo no tengo todavía la credibilidad para estar mandando o dando órdenes.

Fue muy padre quedarme callada, estar observando cómo trabaja Omar, o simplemente estar en los ensayos, seguir ensayando la canción, 4 ó 3 veces para ver qué estructura le puedo cambiar… Y luego, cuando me preguntan, así sea el ingeniero, o el productor, me preguntan, “oye, y ¿qué piensas tú?”, ahí es cuando ya puedo dar mi opinión, porque no me gusta hablar solo por hablar –como lo estoy haciendo ahorita, risas– Pero, es increíble el poder observar, porque desde la observación ya te vas encontrando una seguridad propia.

Y ahora para el siguiente disco, que ya será el cuarto, voy a entrar con más seguridad y más confianza de lo que quiero. Y lo padre es que en estos últimos tres discos que he hecho con Omar, así de esa forma he tenido la libertad de explicar mi visión para la banda y como dije antes, es increíble ver que mi equipo de gente lo cree también. Y es muy padre no estar sola, porque aunque mi madre me dijo “siempre vas a estar sola en el mundo, siempre hay alguien que te quiere chingar”. Y ahora sí puedo decir, “Mamá, no. No siempre es así. Hay ángeles aún”. Y es padre encontrar tu tribu, tu gente y poder observar a gente que sabe más que tú.

La experiencia shamánica en el escenario
La verdad que no tengo respuesta a eso. No sé como sucede. Bien que me gusta hablar, pero no tengo respuesta para lo que sucede cuando estoy ahí.

Yo soy una persona a quien le gusta mucho estar en mi casa. Porque tengo mucho mucho miedo de salir. Soy muy miedosa, no sé por qué, quizás tiene que ver con mi familia, que crecimos con miedo. Pero yo creo que cuando estoy en el escenario, todo ya vale. La muerte, la vida se mezcla en un solo jugo. Y la verdad es como que sale… no sé como describirlo, sale y se me quita todo el miedo.

Todas las inseguridades que he tenido desde niña, las que me han impuesto los bullies en la escuela. Todo se va… hasta mis problemas de salud. Porque tengo el pie plano y sufro de dolores de espalda y hasta cuando subo (al escenario), se me quita todo, ya no siento el dolor de espalda o el dolor de cabeza ¡todo se me quita estando ahí y es algo muy natural!

Siento que –y suena súper cursi decir esto– pero creo que nací para hacer esto que estoy haciendo ahorita, y gracias a Dios que desde niña, mi madre me lo decía: “Tere, tú vas a cantar y la vas a hacer”. -¿En serio? “Sí, vas a hacerlo!”. Y yo, “O.K., ¡a ver qué pasa!”

Le doy gracias a mi madre, porque de joven ella era actriz.

Pero, no solo por ser actriz lo obtuve de ella. Es que ella en la vida real es un ser muy surreal. En la noche, cuando sale la luna –te lo juro y me da vergüenza admitir esto– ¡pero es así!… Ella empieza a cantarle a la luna, ¡y en una voz alta! ¡a pesar de lo que piensen los vecinos! Porque estamos aquí en El Paso, en medio de vecinos, y le canta a la luna en medio de la noche. Y yo apenadísma, “mamá, no hagas eso”. Y ¡que no! Ella me dice, “este es mi rito, y tienes que respetar mi rito”. Así que mi madre es una mujer muy mágica, todo viene de la madre, de la raíz.

La sangre, la menstruación y la esencia de la vida
Lo de la sangre es que también, todavía en algunas culturas, es visto muy mal si una mujer sangra. Puede significar que le fue infiel a su hombre, que perdió la virginidad, es vista como una mujer impura. ¿Cómo es posible? Manchó las sábanas… O también hacen la circuncisión a la mujer. Y gracias a que tenemos ya más acceso a la información, a la internet, niñas que están avergonzadísimas con sus papás, se pueden contactar con la internet y aprender que es algo normal.

Y ya se está haciendo más normal hablar de esos temas de la menstruación, del sexo, de la vagina. Comediantes como Amy Schumer, Sarah Silverman han contribuido mucho a eso y a hablar de los problemas de género. Y en México, la juventud, o al menos la generación que está por debajo de los 30 años, ya es más abierta en esas cosas.

Creo que estamos lento, pero poco a poco vamos aceptando más a la mujer. Por lo menos en los grupos dizque “liberales”, porque he conocido a artistas que dicen que están “en pro de la mujer”, pero bien que son clasistas, que tratan mal a toda la gente que contratan, o a los que van a limpiar en su casa los tratan com mierda. Hay mucho qué hacer, pero sí: cuando usaba sangre en el escenario se refería a los inicios de la vida, porque todos venimos desde allí y también por la historia de México, las pirámides y los sacrificios humanos. Todo era sangre.

La formación actual de Le Butcherettes es Teri Gender Bender (voz/guitarra/teclados), Chris Common (batería) y Jamie Aaron Aux (bajo).

The Melvins feat. Teri Gender Bender – Fascists Eat Donuts & Rebel Girl – Live

Foto: Monica Lozano – Cortesía Ipecac Recordings via @digitalgirl

Alicia Monsalve

Alicia Monsalve – Periodista, aspirante a novelista. Editora y promotora. Échenme la culpa de lo que aquí suceda. Llevo todos los sombreros puestos aunque algunos no me calzan. De músico, poetisa y loca, de todo tengo un poco. La puerta está abierta y el último que apague la luz. UCAB87. Si quieres saber más, búscame en: linkedin/alicia.monsalve. Escríbeme a: Alicia@ByTheWaterMedia.com

You must be logged in to post a comment Login